Blogia
Libertad en tiempos convulsos

Políticos y dignidad… personas al paro

Miedo es lo que dan los políticos, y los que les proponen a ellos medidas, cuando hablan de "dignidad". Con ese argumento suele prohibirse a muchos que se ganen la vida como quieran o pueda. Se utilizó para retirar anuncios protagonizados por enanos (a los que se les impidió así actuar en otros spots de la campaña en cuestión) y para dejar sin trabajo en el Un, dos, tres... a otras personas de características similares, sólo por poner un ejemplo. Hubo quien pretendía impedir que las famosas modelos recogepelotas se ganaran un dinero con esa actividad con el argumento de la dignidad femenina y muchos de los que pretender prohibir la prostitución o la pornografía lo hacen en nombre de la dignidad de quienes se dedican a eso.

Ahora se suma el alcalde de Madrid. Alberto Ruiz Gallardón, muy preocupado por la dignidad de los hombres anuncio ha decidido dejarlos en el paro al prohibir su actividad. Quiere el primer edil madrileño que sean dignos, sin un duro en su cuenta corriente pero muy dignos.

Llevo cruzándome con estos personajes, tan característicos sobre todo de la Gran Vía, Preciados, Montera y Puerta del Sol, toda mi vida. Y nunca les he visto como alguien a los que les falte dignidad. Al contrario, siempre he pensado que son personas que se ganan la vida de una manera honrada y que forman parte de la propia esencia del centro madrileño. Y dudo que ellos lo vean de otra manera. Tal vez sientan que es un mal empleo, que ganan poco y que están sometidos a los caprichos del clima y al cansancio. Pero dudo que lo vean como algo poco digno.

Dónde está la propia dignidad es algo muy personal, cada uno lo valora de manera diferente. Es algo en lo que no debe meterse la política. Cuando lo hace, siempre sale alguien perjudicado.

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

gabriel -

Pero a la gente le da igual. La encuesta de El País al respecto daba como opciones: "Bien, es verdad que es vejatorio", "Mal, es un trabajo como otro cualquiera". Es decir: se preguntan por el fin, como si el fin justificara los medios. Deberían pensar menos en las cosas buenas y malas del mundo, para pensar más en las personas que vivimos en él.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres